Pensando.

>> domingo, 10 de enero de 2010



Digas lo que digas acompañándolo con hechos. Conformando y estructurando una idea, dando las razones pertinentes, siempre habrá algo o alguien en desacuerdo, rebatirá con diferentes estructuras y alegaciones  a su vez. Oímos esa mítica frase bien quedante de: “Lo respeto, pero no lo comparto.” Se despliega así un abanico de formas y colores varios. Respetando posiciones y estados de educación encubriendo la intención de clavarle los colmillos al adversario. Entre los labios dejamos a modo de palabras la institucionalidad y empaque de nuestro ego. Como si de algo sirviese a una noble causa social, cultural o con transcendencia en el paso del tiempo.
Vulgarmente llamamos diplomacia a la intencionalidad de hacer prevalecer nuestra idea por encima de las demás, aumentando nuestro poder y limitando el de los adversarios o vecinos.  Negociamos decimales de opiniones, ayudas, coaliciones y beneficios en pro de los que nos rodean. No es diplomacia sino sangrado hasta la misma bilis de la opinión contraria.
La estrategia juega un  bloque obvio, tan obvio  como antaño eran nuestras estrategias en los juegos infantiles. Es ingenuo comenzar un artículo con tal afirmación. Esta aserción me acerca a que depende hacia dónde dirijamos nuestros pasos. Nuestra opinión puede ser terriblemente escandalosa, o terriblemente ingenua. Lo escandaloso es  relativo y más aún cuando intentamos esgrimir que es realmente escandaloso y que no lo es. Comenzamos así una andadura por terrenos movedizos y escabrosos donde influye la moralidad, la ética, la educación, la cultura, lo cognitivo. Es difícil tratar temas dónde tener o no tener razón se limita a tener una ética y una moral prístina. ¿Es correcto defender al hombre  frente al maltrato de las mujeres o escribir artículos sobre la necesidad de preservar el medio ambiente?
La heterosexualidad es lo correcto mientras la homosexualidad no lo es. ¿Por qué griegos y romanos aceptaban socialmente las relaciones homosexuales? ¿Eran ellos correctos y nosotros, tan solo lacerantes malpensados?  ¿Un acto sodomita heterosexual es mejor que un acto sodomita homosexual? ¿Por qué siempre el texto va unido a un mero reflejo del autor?  A su vivencia, día a día, amores y desamores, aciertos y fracasos. ¿La literatura del escritor y sus relatos son hilos de colores de una imaginación? Verne viajo al centro de la Tierra. Como poco absurdo, solo tuvo imaginación. Desarrollo ideas unidas a una gran independencia de pensamiento.
Safe Creative #1001085277027

13 comentarios:

PASSOFINNO domingo, 10 enero, 2010  

Desarrolla esas ideas que van por buen camino , al menos nos das espacio para pensarlas e incluso a abrir las puertas del debate .Dijo Voltaire en alguna ocasión mientras debatia con alguién : " Estoy en desacuerdo con tus ideas ,pero defiendo a muerte tu sagrado derecho a expresarlas " ,para mi esta frase es un principio que debe primar como una lógica .
¡ saludos !

Mª JOSE. domingo, 10 enero, 2010  

:).LO SIENTO ...MIS MANOS...BESOS

Pluma Roja domingo, 10 enero, 2010  

Es un texto interesante, con temas para discusión. O simplemente para asimilarse y pensarse.

Saludos cordiales.

Hasta Pronto amigo. Un beso.

Belén Manrique Castaño domingo, 10 enero, 2010  

Muy buena tu reflexión que nos ayuda a respetar la individualidasd de cada persona

Adriana Alba lunes, 11 enero, 2010  

Creo que para expresarse con libertad tenemos éstas ventanitas blogueras...y eso para mí es lo más importante... la verdad y la libertad!!

Abrazos!!!

Fete lunes, 11 enero, 2010  

En ocasiones nuestra cultura más que ir hacia una evolucion beneficiosa para todos, va como los cangrejos ante nuestra impasibilidad.
Buen motivo y buenas palabras para reposarlas y reflexionar sobre ellas.

Saludos.

ARIADNA lunes, 11 enero, 2010  

El respeto al derecho ajeno es la paz, frase citada por Benito Juárez.
Que tengas lindo día

Alexandra Einstein lunes, 11 enero, 2010  

El escritor francés Margarita Yourcenar en sus novelas se ocupan de la cuestión de la homosexualidad.
La novela más famosa - Memorias de Adriano

FABIA lunes, 11 enero, 2010  

Excelente reflexión, lo importante es saber respetar lo que diga el otro, aunque no se comparta. Besos.

Carlos Fox lunes, 11 enero, 2010  

Tiene usted razón, digan lo que digan los demás.

Le presento mis respetos eternos.

Mtx lunes, 11 enero, 2010  

Nunca doy por hecho que mi forma de ver las cosas sea la correcta o la acertada, y hasta ahora siempre he aprendido algo de la postura de los demás.
Muy buena tu reflexión.
Un saludo

Ambrosia ignota lunes, 11 enero, 2010  

Siempre y en todos los tiempos se ha dicho, los héroes están cabales, los literatos ya tienen nombres. Bah, que reservados, las ideas jamas se apagan, siempre existe otra y mejores.

no dejes de pensar, porque jamas dejaras de dudar y de soñar.

Eterno polémico y piensamista (fue intencional), sos deplano un buen tipo.

Seguí adelante en tus pensamientos

000000001
enter.

Rowen martes, 12 enero, 2010  

Uh que tema...
Hoy estuve leyendo algo así:
"Las cosas" no tenían en sí nada bueno ni nada malo, excepto hasta el punto donde mi mente las afectaba...

Besitos
:))

About This Blog

Lorem Ipsum

  © Blogger templates Artsy by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP